Desde 1991

.

Opinión: Un Pleno muy ordinario

Opinión

Bronco, cual potro de rodeo. Así se podría describir sin temor a equivocarnos el Pleno Ordinario de la Junta de Distrito de Latina del pasado 12 de Mayo. Uno de los cuatro grupos municipales con representación, el Popular, blincando arriba y abajo de la silla y dando coces al aire; un pleno muy ordinario. En su tercera acepción, el diccionario de la lengua española de la R.A.E. define ordinario como “bajo, basto, vulgar y de poca estimación”.

Define su actuación, Sres. y Sras. vocales vecinos del PP. A nadie engañan con el uso del término “fascista” para referirse al resto de grupos municipales. Es hilarante que ustedes, precisamente ustedes, usen ese término, impostados adalides de la democracia. Entiendo que usan el mencionado término por dominarlo perfectamente. Yo no seré tan duro con ustedes, sólo diré otra palabra: filibusterismo.

No busquen el significado en la R.A.E., que ya se lo explico yo. Es lo que tiene que las cosas ya estén inventadas. Consiste en bloquear la aprobación de una ley o acto legislativo gracias a un discurso de larga duración (a veces sobre cualquier cosa que no tenga ninguna relación con la ley en debate) como forma de retrasar o impedir la votación final de una proposición, haciendo una interpretación interesada de los reglamentos y usos parlamentarios que resulte favorable a un bando. ¡Voilà!

Respecto al significado de democracia, búsquenlo. Que lo asuman les ayudará, nos ayudará. Así las cosas, esto es una carta abierta a los miembros del PP de Latina:

Dejen de usurpar y malversar el tiempo y espacio de todos los vecinos en los plenos– utilizaron más del 80% del tiempo de sus turnos de palabra en asuntos que nada tenían que ver con la proposición en cuestión - , exijan la dimisión de aquellos miembros de su partido que tienen las manos manchadas de azul; de azul pitufo, y exijan que tomen ese destino que aquella célebre canción de Gabinete Caligari señalaba, “Camino Soria”. Además, se me ocurre que para mítines, siempre pueden alquilar el Ágora de Valencia.

Dada su recién adquirida afición por el debate y dado que ni en 24 años de plenos de la Junta de Distrito, ni en los últimos cuatro años en el parlamento nacional - en los que gobernaron como sólo ustedes saben, a golpe de absoluta, de decreto y sin debate - la profesaron, recomienden a su líder que se sume a tan sana ocupación, ya que declara lo siguiente: "A nadie le apetecen los debates". (Mariano Rajoy, 4 de Mayo de este mismo año).

Les reconozco valentía en una de las afirmaciones que realizaron en este pleno; recurriré a la textualidad: “no nos apliquen la Ley Mordaza”. Entiendo que se refieren a la Ley de Seguridad Ciudadana aprobada por su gobierno – fruto también de una mayoría absoluta que, ¡oh sorpresa, oh dolor!, esterilizaba el debate -. Ya hay que ser valiente. Estaremos encantados de derogarla con su apoyo en la próxima legislatura.

Respeten a sus compañeros de profesión. Es absolutamente inadmisible el ataque personal, zafio e injustificado hacia su compañera vocal de Ciudadanos, sólo por el hecho de haber abandonado su disciplina. Recuerden, ella no está sola, ustedes, cada vez más. Desde aquí apelo al último resquicio de dignidad que les pueda quedar y les exijo una rectificación oficial.

Nunca pierdan de vista que son servidores públicos, que son elegidos y pagados para servir y no para servirse de la ciudadanía – les recomiendo llevar un “post-it” a los plenos que les recuerde: “soy un servidor público” - , aunque dado el historial me resulta comprensible que les sea complicado no servirse de la barra libre de impunidad política que tantos años llevamos pagando el común de la sociedad española: Gürtel, Brugal, Púnica, Palma Arena, Acuamed, Bárcenas, Ritaleaks… en fin, les doy un voto de confianza, estoy convencido de que lo ocurrido en el pleno fue “un caso aislado”. Trabajen por los vecinos.

Concluyo contrayendo un préstamo de palabras con su compañero Alfonso Grau: "Cada cual está en su derecho de ir al circo comprando entradas en taquillas o recibiéndolas a domicilio, pero conmigo para estas historias que no cuenten". Gracias Alfonso, te lo pagaré en dos billetes de 500.

Esperemos que los plenos sigan siendo gratis, aunque si no es mucho pedir un puesto de palomitas…

Alejandro Palacios

Vecino del Distrito de Latina

.