Desde 1991

.

Suspenden operaciones en el Clínico ante el cierre de camas, denuncian los trabajadores

Es el hospital de referencia donde acuden muchos vecinos del distrito de Latina (250.000 habitantes)

El Movimiento Asambleario de Trabajadores de Sanidad (MATS) denuncia que el Hospital Clínico San Carlos, de referencia en el distrito, ha suspendido operaciones quirúrgicas ante el cierre de 220 camas en verano, que se suman a las 200 ya clausuradas con anterioridad.

Además, ha habido pacientes a los que se ha suspendido hasta en tres ocasiones la intervención y otros que se han visto obligados a permanecer horas en la mesa quirúrgica a la espera de luz verde para su operación.

Esta es la denuncia de MATS:

"Durante el período estival, el deterioro en la calidad asistencial continua creciendo. Se cierran camas, según información de la propia Dirección del Centro son 220 que sumándolas a las que ya estaban cerradas en anteriores meses, serían 420 camas cerradas (un 43% del total), esto conlleva la suspensión de cirugías por no tener camas suficientes en Hospitalización ni UCI donde poder ingresar a los pacientes después de ser intervenidos; sólo en el mes de Julio se han suspendido 28 cirugías por esta causa (1) y se ha dado el caso de un paciente cuya intervención se suspendió en 3 ocasiones y el de varios pacientes que después de ser intervenidos tuvieron que permanecer horas en la mesa de quirófano hasta poder ingresar.

Se han cerrado Unidades especializadas, como la de Patología Cerebro-Vascular, dotada con 6 camas que como indica la dirección está “dedicada a la atención de los pacientes con PCV… gracias a la incorporación de las nuevas tecnologías el personal de enfermería, que cuenta con formación específica, puede hacer la valoración neurológica del paciente, lo que permite una rapida actuación en caso de deterioro” (2). Los pacientes que necesitan de estos cuidados pasan a ser atendidos en habitaciones de neurología, que no poseen la misma dotación de personal ni tecnológica.

En la Unidad de Corta Estancia (UCE )del departamento de Urgencias, se dan casos de pacientes que permanecen incluso una semana en observación, esperando cama para poder ingresar en la especialidad de su dolencia, como por ejemplo urología que ha visto reducida su capacidad al 50%; esta Unidad (UCE) se iba a ver reforzada este verano por otra habilitada en la 2 planta ala sur, pero esto no se ha producido, estando continuamente colapsada con pacientes en espera de ingreso, que a veces no llega a realizarse porque reciben el alta médica. Desde el mes de junio al 21 de agosto se han trasladado 171 pacientes desde Urgencias a otros Hospitales, entre ellos La Fundación Jimenez Díaz (perteneciente al grupo Quirónsalud), Hospital de gestión privada (3).

Otras Unidades de Hospitalización como Ginecología han sufrido el cierre completo, siendo estas pacientes ingresadas en otras unidades como Obstetricia.

En los meses de verano hay Unidades con pacientes de distintas especialidades (es lo que se denomina pacientes periféricos), haciendo que el seguimiento de los mismos resulte caótico.

Lo aquí expuesto y muchos problemas más evidencian el deterioro de la Sanidad Pública, que afecta a pacientes y profesionales y alimenta el negocio de la Sanidad Privada".

.